México, con baja tasa de posibles donantes de órganos y tejidos

35

Morelia, Michoacán

Donar órganos y tejidos es dar vida después de la vida, mediante la entrega a otros de una oportunidad de recuperarse de enfermedades y condiciones que afectan la salud.

Sin embargo, en México sólo 2.8 personas por cada millón de habitantes ha manifestado su deseo de ser donantes de órganos y tejidos, según el registro voluntario del Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra), una tasa que contrasta con la cifra que se observa en otros países, de 20 personas por cada millón de habitantes, o en algunas zonas de Latinoamérica, 8 personas por cada millón de habitantes, refirió la titular del Centro Estatal de Trasplantes (Coetra), Blanca Martínez Chagolla.

Desde la aceptación de los familiares del posible donante, hasta la existencia de infraestructura y servicios en el área de residencia del paciente que precisa de un trasplante, múltiples factores se conjugan para llevar a que un individuo pueda disfrutar de este regalo de vida, señaló.

Foto: Cinfasalud

En los últimos años, la contingencia sanitaria ocasionada por la pandemia de covid se sumó a los factores que interfirieron con la realización de trasplantes, ya que el programa de trasplantes y procuración de órgano y tejidos debió suspenderse.

Fue en septiembre pasado cuando en el Hospital Civil se reactivó el programa y a la fecha se han detectado 9 posibles donantes de órganos y tejidos con fines de trasplantes; sólo uno pudo concretarse.

En lista de espera se encuentran poco menos de 20 mil mexicanos, la mayoría requieren de un riñón, seguido por córnea e hígado, mientras que en el estado se contabilizan 189 personas a la espera de un riñón o una córnea, órganos y tejidos para los cuales en la entidad existen centros con licencia sanitaria.

De acuerdo con el representante de la Facultad de Medicina de la Universidad Montrer, Israel Campos González, aunque no se tienen datos estadísticos sobre el tema, es significativamente mayor la cantidad de trasplantes hechos desde un donante vivo, respecto de un donante cadavérico.

Esto, expuso, debido a que la mayor parte de los trasplantes se realizan entre pacientes relacionados o familiares.

Entre las condiciones que impiden o disminuyen la viabilidad de un posible donante, mencionó la diabetes, la hipertensión arterial y la obesidad, así como el consumo de drogas, ya que estos ocasionan daños a los órganos y tejidos que llevan a que sean descartados para trasplantes.

El cúmulo de condiciones y características que deben reunirse para que una persona pueda obtener un trasplante de órganos o tejidos resulta en que los pacientes esperan en promedio 5 años, lapso en el que, además, se presenta deterioro en su condición de salud.

El director del Hospital Civil, Armando Luna Escalante, mencionó que este panorama muestra la importancia de incentivar campañas efectivas para la promoción de la donación de órganos y tejidos, con difusión en los segmentos objetivo.

Deja un comentario