Ciudad de México

Aunque la gestión del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador aún cuenta con la aprobación del 61 por ciento de la población, unas gráficas correspondientes a una encuesta realizado por Reforma indican que su política de “Abrazos, no balazos” tiene solo un 16 de favoritismo, frente a un 69 que aboga por usar toda la fuerza del estado contra el crimen.

Las cifras que se ofrecen en materia de Seguridad son reveladoras del malestar de la ciudadanía. Los encuestados consideran que en agosto la violencia creció en un 68 por ciento, la inseguridad en un 66 y la presencia del crimen organizado en un 63.

En los rubros de programas sociales, educación, salud y combate a la pobreza el primer mandatario federal salió con números cercanos al 50 por ciento, sin embargo, los entrevistados reconocieron que en agosto han sido perjudicados por la inflación con dígitos superiores a 70.

Deja un comentario