Foto: ACG

Morelia, Michoacán

El gobernador del Estado, Alfredo Ramírez Bedolla, negó que la propuesta de refinanciamiento que envió al Congreso del Estado sea una nueva deuda, explicó que la finalidad es solicitar ampliar la forma de pago con lo que incluso se espera lograr liquidez financiera.

En la tradicional rueda de prensa de cada lunes, el mandatario estatal exhortó al Congreso del Estado a sumarse a la aprobación de este refinanciamiento, de lo contrario, señaló que obligarían al Estado solicitar deuda para pagar la deuda.

“Aclarar que no es contratación de nueva deuda, existe una presión económica muy fuerte para el Estado, si no se aprueba vamos a llegar a un momento de insolvencia y podría solicitar deuda, y no queremos llegar a ello”, se pronunció.

Foto: ACG

Explicó que la deuda actual tiene un plazo remanente de 166 meses (13.8 años) y una sobre tasa promedio ponderada de 0.56%, además de pagos crecientes de capital, lo que implica elevadas presiones sobre el pago del servicio de la deuda. El refinanciamiento permitiría ampliar el plazo a un objetivo de alrededor de 260 meses, es decir 21.6 años y buscará mantener o mejorar la sobretasa promedio ponderada, sujeto a las condiciones de los mercados financieros.

Con el refinanciamos de los 15 créditos, los pagos mensualmente pasarían de 194 millones de pesos a 149 millones, lo que permitiría al año un ahorro de 540 millones de pesos y en 5 años de 2 mil 700 millones de pesos.

Deja un comentario