Monterrey, México

Ayer viernes se realizó la exhumación de los restos de Debanhi Susana, en el panteón de Laguna de Labradores, municipio de Galeana, en Nuevo León, con el propósito de realizar una nueva y definitiva necropsia que arroje luz sobre las causas de su muerte.

Su padre, Mario Escobar, señaló que fue un momento muy doloroso, “pero ya de alguna manera salió mi niña a decir la verdad”.


Como se recordará, la autopsia oficial estableció la muerte accidental, pero un dictamen de un perito externo sostiene que fue asesinada y su cuerpo sembrado en una cisterna.

A las seis de la mañana, salió de las instalaciones de la Fiscalía Especializada en Feminicidios una caravana de más de 10 vehículos, con unas 50 personas entre agentes policiales, peritos, funcionarios y representantes de instituciones estatales y federales que conforman la Comisión Interinstitucional.

Alrededor de las 9 y media de la mañana llegó el contingente al panteón municipal, donde ya se encontraban Mario Escobar y Dolores Bazaldúa, padres de la joven fallecida.

Deja un comentario