México ante el covid hace el ridículo, por decir lo menos: Rosario Herrera Guido

117

Morelia, Michoacán

Reducción de recursos al sistema de salud, uso electorero de la vacunación, dádivas y desprecio a la vida y a la ciencia, son elementos que forman parte de la estrategia del Gobierno Federal ante la pandemia de covid que asola el país, para la especialista en Filosofía y Psicología y catedrática de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Rosario Herrera Guido.

“México hace, por decir lo menos, el ridículo”, sentenció la doctora en relación con la postura que ha mantenido el presidente Andrés Manuel López Obrador ante la ciencia y las recomendaciones médicas, en el marco de su segundo contagio de covid, exactamente a un año de distancia del primero.

No obstante, la responsabilidad de esto no recae solamente en el titular del Ejecutivo, apunta, Herrera Guido, sino en el Consejo General de Salud y el mismo Hugo López-Gatell, ya que el primero se hizo a un lado con la aparición del segundo, que ha ejecutado un papel político al sugerir que el primer mandatario no se enfermaba por tener una estatura moral.

“Un tipo que nunca ha dejado de olvidar su corbata guinda, el color del partido en el poder y que está jugando este tipo de cartas y que se se ha prestado dede el principio a ahorrarle dinero al Presidente, porque si en algo no quiere gastar el Presidente es en salud”.

La investigadora recordó que en el presupuesto de egresos 2019 se le recortaron 5 mil millones de pesos al área de la Salud y todavía hubo un subejercicio a final de año y fue en este contexto que llegó la pandemia a México, lo que tuvo como consecuencia una fuerte mortandad de médicos, que no contaban con el equipo mínimo necesario para hacerle frente.

“Vamos de error en error. Lo que pasa es que en este momento no se puede acusar al presidente de un genocidio porque está en el poder, pero en el futuro seguramente habrá algo por el estilo”.

En esta misma tónica sitúa Rosario Herrera los llamados del subsecretario de Salud a no hacerse la prueba de covid, lo que refleja, apuntó, que el gobierno no tiene intenciones de gastar en pruebas de covid y recuerda, además, que ofreció pagar 11 mil 500 pesos a cada familia con un deceso por esta enfermedad.

Dádivas y limosnas para “conectar”

Por otro lado, Rosario Herrera Guido recordó que en determinado momento López Obrador declaró “esta pandemia me viene como anillo al dedo” y esto derivó en muchas interpretaciones. Entre ellas, la manera en que se planificó la estrategia de vacunación y los programas que otorgan dinero en efectivo a los beneficiarios, los cuales no erradicarán la pobreza, acotó:

“Las dádivas nunca van a sacar a un pueblo de la pobreza, la única manera de producir riqueza es a través del trabajo y para repartir riqueza también hay que producir riqueza”.

La filósofa reflexionó que la intención de encargar el programa de vacunación a una instancia distinta a la Secretaría de Salud, parte de la idea de crear un programa clientelar:

“¿Por qué todo este asunto de la organización correcaminos y por qué llevarnos a lugares donde nos asoleamos? Porque la idea es que él le da la vacuna a usted y gratuita, cuando procede de nuestros impuestos. Todo tiene que ver con una dádiva directa para conectar a toda la ciudadanía con los dones del Presidente”.

La falta de respaldo a las pequeñas y medianas empresas también podría perseguir una intención, para la académica, ya que los emprendedores cuyos negocios fracasaron se ven obligados a engrosar las filas de la pobreza y a vivir “de las ayudas, de los socorros, de las limosnas”.

Rosario Herrera señaló que no es necesario que un programa condicione al beneficiario directamente a votar por un candidato o partido político, porque basta con aceptar la dádiva para “estar conectado”:

“Dígame si alguien que recibe 11 mil 500 pesos por un muerto no va a votar por Morena”.

Deja un comentario