El desprecio por la Ley

0
6

Punto de Encuentro

“La ley debe ser como la muerte, que no exceptúa a nadie” Montesquieu

Esta semana fue de sorpresa para los estados de Guerrero y Michoacán en especial para Morena cuyo instituto político no se esperaba que la resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial (TEPJF) los obligara a tener que cambiar de candidatos a la gubernatura en estas entidades en las que, los procesos para convencer al electorado ya llevan ventaja y sólo resta un mes para la jornada de votación del 6 de junio.

A pesar de que la resolución para determinar sí procedía o no la cancelación de sus postulaciones a la gubernatura, era un caso que parecía partido de tenis entre las instituciones electorales, finalmente el órgano jurisdiccional dio su veredicto y resolvió cancelar la participación de Felix Salgado y Raúl Morón.

A pesar que los candidatos se han victimizado por la determinación del TEPJF lo cierto es que, la ley electoral es muy clara y así han insistido que fuera desde procesos electorales pasados, quienes hoy se quejan de la forma en la que se toman resoluciones; el antecedente que deja el órgano electoral es importante porque ello ya no deberá permitir que ningún candidato busque no comprobar sus informes de gastos de campaña.

La resolución de esta semana del órgano jurisdiccional deja entrever el espíritu anti institucional que siempre demostró el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y su desprecio por las instituciones y la democracia en el país, a pesar de que es quién ahora dirige las riendas de México pareciera que sigue en campaña electoral, en especial desprestigiando a los órganos autónomos pero ahora desde su estatus de primer mandatario, grave error de quién no ha aprendido a respetar la investidura presidencial y no ha sabido sanar sus heridas del pasado.

Por lo que no es de esperarse que cuándo sea sancionado por los órganos electorales al primer mandatario le importe poco (cómo lo ha hecho ahora) y utilice su investidura para llamar al voto a favor de su partido Morena, dado que bien lo sabe al igual que sus simpatizantes que, dicho instituto político no brilla por los liderazgos que aglutina si no por la única figura que ha tenido y tendrá que es Presidente de México, de quién he comentado con anterioridad, se ha preocupado más por hacer política que por gobernar y hacer cumplir sus promesas a los mexicanos.