Ser madre, su más grande triunfo

55

Morelia, Michoacán

“El ser madre te cambia por completo la vida. Es algo que te llena de una forma indescriptible”, compartió la ex taekwondoín y entrenadora michoacana Rosa Emma Reyna Peñaloza, quien desde hace dos años celebra la llegada del pequeño Darío Alberto, su más grande triunfo.

Por más de 25 años, el taekwondo le regaló más alegrías que tristezas y la acompañó en su desarrollo tanto personal como profesional, pero ha sido el nacimiento de su primogénito, el que ha marcado su vida para siempre.

“Es algo que no tienes palabras cómo expresar todo lo que vives. El verlo crecer, cómo va aprendiendo las cosas poco a poco. Es algo que te llena de una forma muy diferente a todo lo demás. Es una parte muy difícil pero muy bonita y te cambia totalmente la vida, entonces es adaptarte a todo pero vale completamente la pena”, compartió la ex seleccionada nacional.

Emma Reyna comparte su pasión por el deporte al lado de su hijo, que de vez en cuando la acompaña a sus sesiones ahora como formadora de talentos.

Parece que fue ayer cuando Reyna Peñaloza le pidió a su madre que la llevara a practicar taekwondo, disciplina que desde el primer momento adoptó como una forma de vida.

“Tenía 9 años y yo lo único que sabía era que me gustaba hacerlo; no sabía si era buena o mala, sólo siempre lo disfruté mucho y después cuando empecé a ganar en los nacionales me di cuenta que eso era lo que quería hacer. Competir y dar lo mejor de mí siempre”, recordó la ex atleta.

Entre sus guías dentro de este exigente deporte, se encuentra el entrenador Hugo Hernández, quien la acompañó para que se consolidara como una de las mejores artemarcialistas en la historia de la entidad.

Fue seleccionada nacional por casi una década. Sumó 3 oros en Olimpiada, 5 metales áureos y una plata en Universiada, además de conquistar en podio en justas internacionales, entre ellas una plata en el Campeonato Panamericano de Puerto Rico 2008, un oro en los Juegos Universitarios Centroamericanos 2010, así como plata en los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2010.

Pero su pasión por el deporte no quedó ahí, pues también desde temprana edad desarrolló amor por el fútbol, disciplina en la que destacó a nivel nacional, al ser parte del equipo Reinas con el que logró innumerables títulos en la Liga Mexicana y Liga Nacional, medalla de oro con la selección femenil de la Universidad Michoacana San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) en la Universiada Nacional, así como un título en la Copa Telmex 2014.

“Parte fundamental del éxito de un deportista son los papás, ellos son los que sostienen el deporte en México y ahora que eres papá, te das cuenta de lo difícil que puede ser. Lo que siempre le agradecí a mi mamá es que aunque toda su vida practicó voleibol nunca me obligó a seguir sus pasos y siempre me apoyó a practicar la disciplina que yo quisiera; es justo lo que quiero hacer con Darío”, señaló.

Por último, la ahora entrenadora michoacana envió una felicitación a todas las madres en su día: “Muchas felicitaciones a todas las mamás en su día, a las mamás deportistas, mamás de los deportistas, entrenadoras. Les mandamos un abrazo fuerte”.

Deja un comentario