Buenas prácticas

0
4

Por Luisa María Calderón Hinojosa

Lo que hoy quiero comentar son datos positivos de disminución de algunas variables sobre pobreza en nuestro estado de Michoacán, dados a conocer por Coneval, ese órgano técnico de la Federación que trabaja con diferentes variables, como ingresos por familia, vivienda, servicios de vivienda en comunidad, calidad de la vivienda, educación, servicios de salud, alimentación, es decir, una visión multidimensional de la pobreza.

Lo hace cada dos años, y la mejora de esas variables depende en parte de los servicios que el gobierno mejore y preste a la comunidad, otros dependerán de programas como Oportunidades, dependía, porque ya no hay, como Oportunidades y Prospera, y otros dependen del trabajo y el pago por el trabajo a los jefes integrantes de cada familia.

El resultado bianual fue dado a conocer recientemente. De esa información que dio Coneval, todos nos quedamos con la burda nota del crecimiento del 0.053 que dio a conocer el presidente, cuando se esperaba un crecimiento de por lo menos 12, y dejamos de ver otros datos estatales.

Por ejemplo, si hay que anotar que al medir la reducción de pobreza, esto es, al medir todas las variables, es Michoacán quien más efectivo fue en ese trabajo en contraste con la Ciudad de México, la que menos trabajó en ello.

Pasó Michoacán en dos años, del 2016 al 2018, del lugar sexto en número de pobres, al lugar 16. No es que lo haya resuelto, es que trabajó más en reducir la pobreza. La reducción es 5 veces mayor que el promedio de los estados.

Esto es, tal vez algunos estados trabajaron más en otros objetivos. En Michoacán, el conjunto de esfuerzos tanto de la iniciativa privada, la producción agrícola, los esfuerzos por exportar, la creación de empleos en algunas ciudades como Morelia, la infraestructura para prestar servicios de salud, ayudaron a disminuir algunas variables de pobreza.

Último dato: sobre la pobreza extrema, que se califica -entre otros elementos-, por la carencia alimentaria, se redujo también bastante en estos dos años, ya que 150 mil michoacanos mejoraron su posibilidad de tener acceso a alimentos.

Qué es lo que hizo que haya habido mejorías en la disminución de algunos focos de pobres, hay que averiguarlo, porque entre todos, incluidos el gobierno del estado, algunos municipios, hubo estos resultados.

Aprender de las buenas prácticas hará que los resultados sean mejores cada día. Por ejemplo, presumimos que el turismo ha aumentado y que somos los primeros exportadores de productos del campo, además que algunas empresas se han instalado en Morelia.

Revisemos si podemos mejorar, -entre 2016 y 2018 fue posible-, para que la balanza se incline hacia la posibilidad de mejor calidad de vida, mejores trabajos, mejores ingresos, mejores servicios, menos violencia, más respeto.

Deja un comentario