Ciudad de México – El Universal

Eran las 5:15 horas de la mañana del lunes pasado, cuando el conductor de la unidad perteneciente a la línea Zitlaltepec detuvo su marcha sobre la carretera federal México-Pachuca. Dos hombres jóvenes le habían hecho la parada.

Unos instantes antes el conductor, quien viajaba solo en la parte delantera del vehículo concesionado, hablaba por teléfono o mandaba un mensaje de audio por whatsapp.

En cuando el chofer abrió la portezuela los dos jóvenes que se subieron a la unidad dieron órdenes a los usuarios:

“¡A ver pasaje, saben que esto es una granada, por favor no hagan iris!”, gritó uno de ellos.

“¡Síguete carnal, qué pedo con esos putos por qué  no han pagado, por qué no han pagado mi chavo!”, le preguntó el otro sujeto al conductor mientras sacaba del interior de su chamarra una pistola con la que lo amagó.

“¡Pues yo qué sé!”, respondió el chofer, quien reanudó la marcha del automotor Mercedes-Benz, tipo Sprinter.

El tipo armado le apuntó con la pistola al operador. “¡Pásame tu teléfono, pásame el teléfono, va güey, en corto!”. El chofer obedeció la orden.

“¡Que lo desbloqueé , que lo desbloqueé!”, dijo el segundo hombre armado.

“¡Aquí bajan, aquí bajan!”, ordenó uno de ellos. 

“¡Sale pasajito, que tengan bonito día, Dios me los bendiga, bájense por favor. No te preocupes corazón con ustedes no es el pedo. Bájate con cuidado en chinga en chinga, chinga, todos pa’ bajo, todos pa’ bajo, todos pa’ bajo!”, les dijeron a los usuarios que descendieron del vehículo después de que se detuvo.

Cuando se bajaron los cinco pasajeros, uno de los hombres le ordenó al chofer que siguiera la marcha. “¡Jálate papito no hagas pedo!”

Unos metros después de que avanzaron le ordenó el que lo amagaba con la pistola que se detuviera otra vez. 

“¡Bájate güey que voy a echar una granada!”, le dijo el sujeto armadomientras se bajaba de la unidad con su cómplice. El chofer se apresuró a descender del vehículo concesionado.

Uno de los dos individuos aventó una granada de gas lacrimógeno mientras cerraba la puerta de al lado. El artefacto detonó dentro de la unidad en donde se esparció el gas.

Estas imágenes fueron las que captó la video cámara que estaba instalada en la unidad de transporte público. El video de un minuto con 41 segundos de grabación fue difundido en redes sociales.

La Fiscalía General de Justicia del Estado de México inició una investigación por los hechos.

En esa zona del Estado de México los operadores de unidades de transporte concesionado han denunciado que son extorsionados por presuntos miembros de organizaciones delictivas, algunos de los que se han negado han sido asesinados o golpeados y sus unidades quemadas.

“Pues ahora sí que es nuestro trabajo, tenemos que exponernos, pues como le comento no nada más nosotros como trabajadores, operadores, sino también la gente que se sube, aborda las unidades porque pues es lo mismo, tanto el chofer como los que abordan las unidades, pues tienen el mismo problema”, comentó uno de los operadores.

Deja un comentario