Michoacán se encuentra de festejo por los primeros 16 años de la designación de la Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca como Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Cuenta con 56 mil hectáreas y se encuentra catalogada como un Bien de Patrimonio Mundial Natural por la Unesco. Abarca municipios del Estado de México y de Michoacán, como Contepec, Senguio, Angangueo, Ocampo, Zitácuaro y Áporo.

Los santuarios, explicó Roberto Monroy García, titular de la Secretaría de Turismo de Michoacán (Sectur), no sólo son un refugio para millones de mariposas Monarca, que año con año realizan su migración de Canadá y Estados Unidos a los bosques de los tres santuarios (Angangueo, El Rosario y Sierra Chincua) que existen en “el alma de México”, sino que también son un símbolo de la increíble biodiversidad y riqueza natural del estado.

Estas viajeras con atuendo negro y naranja, con manchas blancas en sus bordes, llegan a Michoacán en noviembre, para permanecer hasta marzo, meses en los que se resguardan del clima frío de los países del norte.

El recorrido natural que realizan los lepidópteros es de aproximadamente de 5 mil kilómetros, recordó Monroy García.

Recientemente, el gobierno de Michoacán que encabeza Alfredo Ramírez Bedolla, aportó en este 2024, un millón de dólares al proyecto de Fondo Monarca, el cual es una estrategia de conservación basado en incentivos económicos que permite iniciar un mecanismo de pago por servicios ambientales en la Reserva de la Biósfera de la Mariposa Monarca.

Deja un comentario